La peque√Īa agricultura
alimenta al mundo

 

UNA NECESÀRIA MIRADA AL PASADO

‚ÄúNo heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos‚ÄĚ

Proverbi indígena dels indis d’Amèrica del Nord.

Reconocemos que el mundo agrario ha vivido un gran desarrollo y que este desarrollo ha provocado también enormes desequilibrios (ambientales, de acumulación de la riqueza, despoblación rural, de género...). Pensamos que ahora, más que nunca, es necesario observar con atención nuestro entorno, nuestras raíces, y recuperar el testimonio de la vieja cultura agraria. Apostamos por una agricultura que fomente la biodiversidad, aumente la fertilidad del suelo y valorice determinadas técnicas agrarias de manejo de los ecosistemas.

LA AGROECOLOGIA nos permite ser singulares y √ļnicos en el mundo global.

Contamos con la certificación del Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica (CCPAE), pero en el cultivo de nuestras fincas intentamos ir más allá de la certificación ecológica. Teniendo en cuenta que uno de nuestros mayores objetivos es recuperar la FERTILIDAD DE LA TIERRA, nuestra mirada traspasa el momento actual y se proyecta hacia el futuro. Por este motivo desde hace ya cierto tiempo nuestra actividad está centrada en todo lo que no vemos a simple vista, pero  que a través de la observación se hace palpable en los ecosistemas.

Nuestros campos los fertilizamos con ABONOS ORG√ĀNICOS¬†de proximidad y de origen animal y vegetal. Los tratamientos que aplicamos son a base de azufre, y de cobre en menor medida. Seguimos el CALENDARIO LUNAR tanto en los trabajos agr√≠colas como en los de la bodega. Trabajamos con CAPAS VEGETALES espont√°neas y en algunas fincas sembramos para hacer abono verde cuando es posible. Hace ya tiempo que estamos reduciendo las labores de labranza. Esta manera de trabajar nos permite proteger el suelo de la erosi√≥n, reducir la huella de carbono, evitar la compactaci√≥n de la tierra, aumentar la BIODIVERSIDAD y optimizar los recursos no renovables y valiosos como son el agua y los combustibles

UNA NECESÀRIA MIRADA AL PASADO


‚ÄúNo heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos‚ÄĚ

Proverbi indígena dels indis d’Amèrica del Nord.

Reconocemos que el mundo agrario ha vivido un gran desarrollo y que este desarrollo ha provocado también enormes desequilibrios (ambientales, de acumulación de la riqueza, despoblación rural, de género...). Pensamos que ahora, más que nunca, es necesario observar con atención nuestro entorno, nuestras raíces, y recuperar el testimonio de la vieja cultura agraria. Apostamos por una agricultura que fomente la biodiversidad, aumente la fertilidad del suelo y valorice determinadas técnicas agrarias de manejo de los ecosistemas.

LA AGROECOLOGIA nos permite ser singulares y √ļnicos en el mundo global.

Contamos con la certificación del Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica (CCPAE), pero en el cultivo de nuestras fincas intentamos ir más allá de la certificación ecológica. Teniendo en cuenta que uno de nuestros mayores objetivos es recuperar la FERTILIDAD DE LA TIERRA, nuestra mirada traspasa el momento actual y se proyecta hacia el futuro. Por este motivo desde hace ya cierto tiempo nuestra actividad está centrada en todo lo que no vemos a simple vista, pero  que a través de la observación se hace palpable en los ecosistemas.

Nuestros campos los fertilizamos con ABONOS ORG√ĀNICOS¬†de proximidad y de origen animal y vegetal. Los tratamientos que aplicamos son a base de azufre, y de cobre en menor medida. Seguimos el CALENDARIO LUNAR tanto en los trabajos agr√≠colas como en los de la bodega. Trabajamos con CAPAS VEGETALES espont√°neas y en algunas fincas sembramos para hacer abono verde cuando es posible. Hace ya tiempo que estamos reduciendo las labores de labranza. Esta manera de trabajar nos permite proteger el suelo de la erosi√≥n, reducir la huella de carbono, evitar la compactaci√≥n de la tierra, aumentar la BIODIVERSIDAD y optimizar los recursos no renovables y valiosos como son el agua y los combustibles

SOMOS ARTESANAS

Nos reivindicamos como ARTESANAS: La mayor parte de los trabajos del campo los hacemos de forma manual, especialmente las podas de primavera y la vendimia.

VENDIMIA es emociones a flor de piel: es el momento en que recogemos el fruto de todo el a√Īo, en el momento √≥ptimo de maduraci√≥n, a mano, con muchas manos que lo hacen posible. Considerando que el vino se hace en la vi√Īa, la selecci√≥n de la uva la hacemos sobre las cepas. La uva es el reflejo de su entorno natural que en cada cosecha marca sus SINGULARIDADES.

Con la incorporación de Pili Sanmartín a la bodega hemos empezado, MADRE E HIJA, a desaprender juntas de nuevo. Un proceso vital que se concreta en la idea de la mínima intervención posible, combinando técnica e intuición.

Los √ļltimos a√Īos han servido para reafirmarnos en nuestra idea de las variedades locales, buscando el material vegetal propio de la zona, el m√°s aut√©ntico y el que mejor se adapta a la tierra y a nuestra forma de trabajar. De esta manera queremos elaborar vinos HONESTOS, que expresen AUTENCIDAD y que manifiesten la TIPICIDAD de nuestro territorio.

‚ÄúEn el sistema agroecol√≥gico, que respeta la vida coexisten tres econom√≠as: la de la naturaleza, la de la gente y la del mercado. Juntas constituyen una aut√©ntica econom√≠a de sostenibilidad. La econom√≠a de la naturaleza incluye la biodiversidad, la fertilidad del suelo y la conservaci√≥n del agua, que juntas proporcionan las bases¬† ecol√≥gicas de las que depende la agricultura. La econom√≠a de la gente es una econom√≠a de sustento: las comunidades producen lo que necesitan y cuidan de otras. Y por √ļltimo, la econom√≠a de mercado que propicia intercambios e interacciones entre seres humanos de carne y hueso, y no entre corporaciones‚ÄĚ. Vandana Shiva

SOMOS ARTESANAS


Nos reivindicamos como ARTESANAS: La mayor parte de los trabajos del campo los hacemos de forma manual, especialmente las podas de primavera y la vendimia.

VENDIMIA es emociones a flor de piel: es el momento en que recogemos el fruto de todo el a√Īo, en el momento √≥ptimo de maduraci√≥n, a mano, con muchas manos que lo hacen posible. Considerando que el vino se hace en la vi√Īa, la selecci√≥n de la uva la hacemos sobre las cepas. La uva es el reflejo de su entorno natural que en cada cosecha marca sus SINGULARIDADES.

Con la incorporación de Pili Sanmartín a la bodega hemos empezado, MADRE E HIJA, a desaprender juntas de nuevo. Un proceso vital que se concreta en la idea de la mínima intervención posible, combinando técnica e intuición.

Los √ļltimos a√Īos han servido para reafirmarnos en nuestra idea de las variedades locales, buscando el material vegetal propio de la zona, el m√°s aut√©ntico y el que mejor se adapta a la tierra y a nuestra forma de trabajar. De esta manera queremos elaborar vinos HONESTOS, que expresen AUTENCIDAD y que manifiesten la TIPICIDAD de nuestro territorio.

‚ÄúEn el sistema agroecol√≥gico, que respeta la vida coexisten tres econom√≠as: la de la naturaleza, la de la gente y la del mercado. Juntas constituyen una aut√©ntica econom√≠a de sostenibilidad. La econom√≠a de la naturaleza incluye la biodiversidad, la fertilidad del suelo y la conservaci√≥n del agua, que juntas proporcionan las bases¬† ecol√≥gicas de las que depende la agricultura. La econom√≠a de la gente es una econom√≠a de sustento: las comunidades producen lo que necesitan y cuidan de otras. Y por √ļltimo, la econom√≠a de mercado que propicia intercambios e interacciones entre seres humanos de carne y hueso, y no entre corporaciones‚ÄĚ. Vandana Shiva